Acerca de la motivación

 

La motivación es el conjunto de factores psicológicos conscientes e inconscientes que determinan un acto o una conducta. Una persona raramente se comporta o responde en una situación como resultado de un solo motivo. A menudo no sabe la razón verdadera de su comportamiento. No puede reducirse su comportamiento a un solo sistema de motivación. Si se intenta hacerlo, el resultado va a ser algo artificial y estrecho. Siempre existen muchos motivos y, a menos que se conozca qué parte desempeña cada uno de ellos, no se logrará entender su conducta. Se deben tener en cuenta las variaciones de conducta y las experiencias previas del  individuo.

El equipo que juega unido probablemente continuará unido

 

Richard Branson, CEO de Virgin y uno de los más conocidos emprendedores de Gran Bretaña, ha enfatizado la importancia de motivar a los equipos de trabajo para lograr mayores éxitos empresariales. "Si tu personal se divierte y está genuinamente interesado en los demás, disfrutarán más del trabajo y lo harán mejor" dice Branson en una reciente entrada en su blog titulada "10 consejos para el éxito". (https://www.virgin.com/richard-branson/my-illustrated-top-10-tips-for-success)

Las empresas quieren profesionales dispuestos a seguir aprendiendo.

 

La evaluación de las aptitudes es un componente cada vez más importante en los procesos de selección. Además de formación, experiencia y habilidades, las empresas buscan profesionales flexibles y dinámicos.

El secreto: No rendirse

 

Solemos creer que el éxito se consigue sólo por tener talento, pero la realidad es que el único ingrediente clave es la perseverancia. 

El verdadero secreto para alcanzar los logros personales consiste en no darse nunca por vencido. 

La gran mayoría de los profesionales que triunfan en los distintos ámbitos lo logran no “a pesar” de sus errores y fracasos, sino “gracias” a ellos. ¿Cómo se explica?

¡TÚ Sí QUE TIENES POTENCIAL! Analizando la potencialidad en las organizaciones.

 

Desde el primer estudio de McKinsey en 1997 popularizando el término “la guerra del talento” muchas organizaciones buscan con ahínco lo que se denomina los “altos potenciales del talento”. Y aunque parece fácil identificar alguien con talento, sencillamente viendo cómo trabaja, quizás es más difícil de lo que parece operativizar, medir y gestionar tanto el talento como la potencialidad de los profesionales.